jueves, 22 de marzo de 2012

El trabajo bajo presión pasa factura



por Marcelo Vázquez Avila

El listado de enfermedades profesionales en España, actualizado en diciembre del año pasado, no incluye el estrés ni ninguna otra enfermedad de riesgo psicosocial. Sin embargo, datos de la OIT aseguran que los españoles de baja por estrés faltaron al trabajo una media de 138 días en 2010

Burn Out (quemados), titula la prensa europea las informaciones sobre los 1,2 millones de empleados que sufren mobbing[i] en Alemania, o sobre la ola de suicidios en Renault (un informático y dos ingenieros de la planta de Guyancourt) y en el consorcio energético EDF (tres empleados de la central gala de Chinon an der Lire). El número de bajas por problemas psicosociales ha crecido un 74% en Alemania en los últimos siete años. Uno de cada dos empleados alemanes habla de fuerte presión laboral y uno de cada cinco trabaja al límite de sus fuerzas, según datos del Instituto de Mercado Laboral. Paralelamente se registra en Alemania y Estados Unidos un boom de manuales de autoayuda para sortear los malos tratos en la oficina.

El Burn out es la consecuencia directa del nuevo fenómeno europeo del trabajo sin fin, denuncia Klaus Pickshaus, responsable de salud y seguridad laboral del mayor sindicato alemán, IG Metall. Pero, ¿qué está pasando? '¿Debe doler el trabajo?', se pregunta el rotativo muniqués Süddeutsche Zeitung.

A raíz de los citados suicidios en Francia, IG Metall preguntó en abril a los comités de empresa alemanes por la situación de sus trabajadores. La respuesta de los representantes de la industria del automóvil, del sector informático y de otros muchos fue que se expande el fenómeno del trabajo sin fin con el consecuente incremento de los riesgos psicosociales y de estrés.

Según la encuesta de la Iniciativa Nueva Calidad en el Trabajo del Gobierno alemán, el 61% de los trabajadores declara no recibir elogios por su rendimiento y el 50% no se siente vinculado a la empresa. '¡Alarmante!, sobre todo en un país que depende de las innovaciones', opina Süddeutsche Zeitung. Médicos, expertos de salud y seguridad laboral creen que los europeos trabajan demasiado y contra el reloj. Sufren remordimientos por la doble presión laboral y familiar. Y, además, tienen miedo de perder sus puestos. El estrés se ha convertido así en el gran riesgo sanitario y se registra un aumento de bajas laborales y prejubilaciones por cuestiones psíquicas.

La mayoría de las empresas alemanas ignora todavía el problema del estrés, argumenta el semanario económico Wirtschafswoche. Sin embargo, cada vez más empresas ofrecen seminarios para combatirlo. El Commerzbank imparte cursos a sus 36.000 empleados desde octubre de 2006. El organismo de control aéreo alemán DSF cuenta, desde hace dos años, con un centro de asistencia al que pueden recurrir confidencialmente los empleados en situaciones de crisis. 'Un 2% de la plantilla lo utiliza', revela Thomas Eckebrecht, jefe médico del consorcio.

Jefes con personalidad psicopática

En Alemania se está registrando un verdadero boom de manuales titulados: “ Ayuda, mi jefe es un idiota”; “El enemigo en mi oficina”; o “El factor hijo de p...”, del drástico Robert I. Sutton, profesor de Management Science en Stanford. Cada vez más libros de este tipo se lanzan al mercado con éxito.

'Reflejan un mundo laboral cada vez más brutal', opina el diario Süddeutsche Zeitung. Uno de cada 30 jefes responde incluso a un perfil de personalidad psicópata, afirma Reinhard Sprenger, el autor de management más reconocido en Alemania, y agrega: “Reducir el estrés es sobre todo una cuestión del estilo de mando, y tiene que ver con el modo de trabajar (discutir, mandar, pedir, elogiar...) de los jefes con sus empleados”.

El 'mobbing' español nació en 2001

El 25 de septiembre de 2001 figura en los libros de temática jurídica como la fecha en que un tribunal español dictó la primera condena por acoso laboral. Sólo un año después se agolpaban un millar de casos en los juzgados.

Un informe de Ernst & Young Abogados augura que la cosa va a más: el mobbing y los daños morales producidos en la empresa van a saturar los tribunales de lo social. A pesar de todo, distintos expertos estiman que algo más de la mitad de los casos son desestimados por falsas acusaciones. El estrés es la nueva gran amenaza contra la empresa española. Un tercio de las compañías consultadas tienen en el cansancio psicológico la causa del 10% de las bajas laborales. Puestos a vigilar las bajas por enfermedad, especialmente las derivadas de estrés y depresión, la Seguridad Social ha incluido en su presupuesto una partida de 280 millones para que las Comunidades Autónomas mejoren el control.

Buscar soluciones

Las empresas que resguarden a sus empleados, lograrán mayores niveles de fidelización, lo que resultará en beneficio de su misión y resultados. Mantener el compromiso y la motivación, en un ámbito  de gran incertidumbre, es el gran desafío de quienes están a cargo de la gestión de personas en empresas grandes, medianas o pequeñas, tanto locales como globales:

Deben implementar diversas estrategias que generen un mensaje positivo y realista  respecto al presente y al futuro.



[i] Mobbing en castellano significaría algo así como psicoterror laboral y consiste en que una persona o un grupo de personas ejecuten una violencia psicológica, de forma continuada y prolongada en el tiempo, hacia una misma persona en su lugar de trabajo. La violencia psicológica que ejercen puede aparecer de múltiples formas o comportamientos, no necesariamente debe tener una manera concreta, existe una lista de hasta 45 formas distintas descritas por el Leymann Inventory of Psychological Terrorization.

3 comentarios:

Antón dijo...

Sería interesante saber también que porcentaje de éstos es debido al síndrome del perfeccionismo, al anancástico. No al perfeccionismo por sometimiento a los demás, sino al perfeccionismo por exigencia propia.

josé dijo...

Yo tengo tanto stress , que no se a quien pasarle la factura...

Tomasito dijo...

Te decía que conocí en la Fuerza Armada en la que trabajo a un cabo excelente como laburante y como ser humano, gran compañero, además de su compromiso católico. Estuvo 6 años en un destino en el que lo presionaron a full y finalmente logró el pase a mi destino. En el suyo le disminuyó la vista por exceso de uso de pc y le rompieron la paciencia. Pero cuando todo se vislumbraba como un futuro maravilloso, el capitán que fue su jefe lo reclamó de vuelta para su destino anterior. El se negó, contra viento y marea, más allá de las promesas y sonrisas compradoras del capitanucho y de subirle el sueldo... El se negó, quiso quedarse en mi destino mucho más tranquilo y beneficioso para su personalidad pero no hubo caso y tuvo que pedir la baja. Así tratan los jefesuchos de esta Fuerza a sus mejores hombres...Desde aquí le digo: Martín vos sí que tenés lo que hay que tener!!!!

Insignia identificativa de Facebook